Emocionante partido el vivido en las instalaciones de Gran Vía entre los dos aspirantes al título liguero y a las plazas de ascenso de categoría. Los chicos de Alfonso y Gonzalo habían velado armas durante toda la semana con entrenamientos específicos e incluso una cena el viernes para unir fuerzas y sentir cerca el calor del equipo. El partido, no defraudó a ninguno de los presentes que, desde mas pequeños del club hasta mas mayores, habían acudido expectantes a dar ánimos y color a las gradas del feudo sportinguista.

El partido discurrió, como gran encuentro que se precie, con más emoción que fútbol en los minutos iniciales, en donde ambos equipos luchaban cada balón en disputa, pletóricos de fuerza y sabedores que cualquier fallo podía condenar el resultado final del encuentro.

Una vez que las fuerzas empezaron a fallar, también por el calor sofocante que había en la tarde del sábado, comenzaron a caer las oportunidades en una y otra portería, con un papel destacadísimo de ambos porteros que demostraron su buen hacer en varios disparos con a gol.

No fue sino, en el tiempo de descuento, cuando el equipo visitante subía las líneas jugándose el todo por el todo, ya que el empate no permitía recortar distancias en la clasificación. Un rápido saque de banda , un balón al hueco formidable desde la banda derecha, y un rojillo con el balón en los pies y cientos de gargantas chillando para darle alas y que no lo detuviera nadie en su acercamiento a portería. Terminaba finalmente colocando al palo más cercano ante la desesperada salida del portero que hacía inútil su estirada y conseguía que el balón besara las redes. Con ello se desataba el delirio general de todo el público sportinguista con celebración por todo lo alto de la satisfacción de alcanzar la ilusión de todo un Club.

Tras el tanto no había tiempo para más y el colegiado decretaba el final del encuentro y en ese momento se desataba la alegría sobre el terreno de juego, en donde de nuevo los jugadores de ambos equipos protagonizaron instantáneas irrepetibles, reconociendo el esfuerzo de los jugadores de uno y otro plantel que se habían vaciado en el campo para dar su mejor esfuerzo.

Enhorabuena a todos los que participaron de este gran espectáculo, ya que ambos equipos y el colegiado estuvieron a la altura de lo esperado. Ahora solo queda disputar los tres partidos que quedan para finalizar la temporada y con este gran paso conseguir el título liguero y el ascenso de categoría para que el club siga creciendo en calidad, entrega, servicios y valores para los integrantes de este equipo y todos los demás integrantes de las plantillas del Club.